La reforma consistió en potenciar y aprovechar la luz natural (escasa debido a ser una vivienda en planta baja), eliminación de humedades, y mejoras en las instalaciones (mejora de la instalación eléctrica, fontanería y calefacción por medio de suelo radiante).

Para ello se eliminaron los solados existentes (colocados sobre una bóveda de ladrillo que da lugar a un antiguo aljibe) sustituyéndolos por un pavimento de madera que permite una mejor transmisión del calor del sistema de suelo radiante. El revoco interior a la cal se sustituyó por un revoco anti humedad en color blanco para así de esta manera reflejar la luz que penetra en la vivienda y conseguir una mayor luminosidad. Igualmente, los muros de mampostería del interior se consolidaron y se imprimaron para evitar desprendimientos en el mismo. Los elementos estructurales como vigas de madera se sanearon por medio de un lijado de los mismos y un tratamiento anti carcoma con infiltraciones de productos adecuados.

El baño y la cocina se reformaron y reestructuraron de forma integral adaptándolos a las necesidades actuales. Igualmente, el dormitorio que se encuentra en la parte superior, sufrió mejoras añadiendo una barandilla de vidrio transparente, permitiendo el acceso de la luz al mismo, así como el diseño y la construcción de una nueva escalera de estructura metálica y huellas de madera para hacer más cómodo el acceso.

marzo 10, 2018