Los propietarios de este Despacho de Abogados en Toledo capital, adquirieron un ático que anteriormente tuvo uso de vivienda. Previo a la reforma, decidieron demoler toda la tabiquería interior para facilitar la proyección del nuevo espacio.

Necesitaban un espacio muy luminoso y espacioso en el que apliqué los principios que rigen todos mis proyectos: potenciar lo mejor de cada estancia optimizando los recursos.

En este espacio se precisaban seis puestos de trabajo habituales, dos despachos privados, una sala de reuniones que fuese amplia y cómoda para reuniones de equipo y con clientes, un office para los empleados, pero sobre todo mucho espacio de almacenaje y archivos. De igual manera, los espacios abiertos al exterior, terrazas y patios, querían que formasen parte de la oficina como zona de recreo y descanso de sus futuros habitantes.

 

octubre 10, 2018